Los bosques de la Sierra Norte siguen sufriendo graves daños debido a la tala clandestina.

Sierra Norte de Puebla, Pue. - El panorama se agrava cada día más ante el aparente beneplácito de las dependencias del gobierno federal que se supone deberían actuar en favor del equilibrio natural.

En ese sentido, habitantes de la parte alta del municipio han denunciado que la deforestación se extiende sobre las comunidades de Teopancingo, Venta Grande, Puente de Rieles, Tenejaque, Tlacomulco, Puga y Mesa de Capulines entre otras en los municipios de Huauchinango y Ahuazotepec, principalmente.

Del problema se ha notificado a la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP) y Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA) que laboran en dicha zona, pero ambas dependencias ignoran a los pobladores.

En el caso de la Conanp señalan que el titular Elimelec Anzures Vázquez, fue informado del tema, pero hizo caso omiso con el argumento de que no es de su competencia, tampoco les ofreció alternativas para denunciar.

Los colonos mencionan que el trabajo de la Conanp se ha basado en la creación de composta, tomando fotos y videos para justificar lo que hacen y enviarlo a Puebla, pero sobre la tala se hacen de la vista gorda.

En el caso de la Profepa, indican que está peor; pues no hace caso a pesar de que el problema repercute en los mantos freáticos y genera un desabasto de agua.

El trabajo de ambas dependencias federales ha sido calificado como “inútil”, pues han hecho poco para regular las actividades humanas de manera que se pueda elevar la capacidad productiva de las tierras de esta región y mejorar la calidad de vida de los pobladores sin comprometer los recursos naturales.

Es importante señalar que los bosques de esta porción de Sierra Norte son fundamentales para la captación de agua que abastece a los municipios de Huauchinango, Nuevo Necaxa y Xicotepec.

La atención de las demandas para la subsistencia de los pobladores han hecho vulnerable la región y lamentablemente no hay propuestas para un aprovechamiento sustentable de los recursos naturales del bosque, sin comprometerlos y preservando además los bienes socioculturales de la Región.