Karina Ramirez Karina Ramirez

Covid continua y desigualdad crece

#Opinión Paul Valdés

Los liderazgos post pandemia tienen el reto de estar orientados por la empatía y el trabajo social, de tal forma que puedan percibir las demandas de personas antes de ver votos, en otras palabras se trata de humanizar a la política para ayudar a aliviar la tensión social que ha generado la pandemia y la crisis.

De acuerdo a resultados del monitoreo de encuestas a nivel global de Gary Langer sobre el coronavirus (www.langerresearch.com), la opinión pública continúa preocupada por la pandemia y percibe que esta representa el principal desafío para la economía. 7 de cada 10 personas usan cubrebocas cuando salen de casa, y una proporción similar del 65% considera que los gobiernos deben exigir el uso de medidas preventivas en espacios públicos. En algunas sociedades se han tomado medidas como el estar vacunado para poder asistir a espacios públicos y privados. En este sentido, los márgenes de libertad se han estrechado. Quizás, entre lo más grave, es que la proporción de quienes consideran que nunca regresaremos a la normalidad creció más del doble, al pasar en 6 meses, de 9% en marzo,  a 22% en septiembre de este año. 

Especialistas han advertido que la pandemia podria terminar cuando cumpla 2 años considerando el avance de la vacunación y la inmunidad entre quienes se han enfermado y recuperado. En algunos países cómo Estados Unidos, 76% de la población mayor de 12 años ha sido vacunada con al menos una dosis. En Mexico, la autoridad estima que para fines de octubre se alcance el 70% de población vacunada con al menos una dosis. 

La pandemia vino acompañada por una severa crisis económica que en la mayoría de los paises ha aumentado la brecha de desigualdad social, afectando mayormente a segmentos de bajos ingresos ubicados en la llamada base de la pirámide. Este ambiente social de sobrevivencia material y de salud ha sido comparado con el de los periodos de crisis y guerras, incrementandose los instintos de sobrevivencia y emociones negativas como la ansiedad y el miedo.

Los procesos electorales que se han desarrollado durante el último año en America Latina han estado marcados por la pandemia , y en la mayoría de los casos se ha registrado un voto  de castigo contra el partido gobernante como recientemente sucedió en contra del oficialismo en Argentina. Incluso en Mexico, donde el Partido  gobernante conservó la mayoría del congreso federal, y de las gubernaturas en juego, Morena recibe un duro revés en la capital del país, lugar donde nació la izquierda mexicana, y donde habia ganado consecutivamente las elecciones legislativas desde mediados de los 90s.

La pandemia continua preocupando a las sociedades latinoamericanas que se perciben vulnerables ante la falta de apoyos que aligeren los efectos de la crisis económica y sanitaria. La inyección histórica de dinero pública vía subsidios directos en Estados Unidos ha ayudado a aliviar la tensión de la crisis, sin embargo en América Latina, la mayoría de los gobiernos ni cuenta con recursos. Uno de los retos principales de nuestra sociedad será transitar hacia liderazgos post covid encaminados a reconstruir el tejido social, y disminuir los niveles de tensión social generados.  

Los liderazgos post pandemia tienen el reto de estar orientados por la empatía y el trabajo social, de tal forma que puedan percibir las demandas de personas antes de ver votos, en otras palabras se trata de humanizar a la política para ayudar a aliviar la tensión social que ha generado la pandemia y la crisis.