Faltan:    Para la contienda 2021, infórmate aquí!
Redacción* Redacción*

Fuertes rachas de viento provocaron cielo turbio e incremento de la contaminación en el Valle de Toluca

#MalaCalidadDelAire #Contaminación #MedioAmbiente

  • El frente frío No. 46 y las altas temperaturas, principales causantes de los fuertes vientos y tolvaneras del domingo en el Valle de México y la Megalópolis. 
  • Las fuertes rachas de viento que se registraron incrementaron la concentración de partículas PM10 en todas las ciudades de la Megalópolis que cuentan con sistemas de monitoreo de la calidad del aire.

 

 

La Comisión Ambiental de la Megalópolis (CAMe), en coordinación con el Servicio Meteorológico Nacional, el Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático y la Secretaría del Medio Ambiente del Gobierno de la Ciudad de México, informaron que se ha generado un impacto en la calidad del aire por las concentraciones de partículas PM10 en distintas ciudades de la Megalópolis, debido a las fuertes rachas de viento que provocaron tolvaneras y poca visibilidad, principalmente en el Valle de México.

El Dr. Víctor Hugo Páramo, Coordinador Ejecutivo de la Comisión Ambiental de la Megalópolis, indicó que el domingo por la tarde, se registraron en el Valle de México y en otras ciudades de la Megalópolis, condiciones extremadamente malas de calidad del aire por partículas PM10, de acuerdo con el nuevo Índice AIRE y SALUD; detallando que el valor límite para declarar la contingencia ambiental Fase I es al alcanzar el valor de 215 µg/m3 de PM10, calculado con el promedio móvil de 24 horas y el día de ayer, el valor más elevado del promedio de 24 horas fue de 169 µg/m3 en la estación Tultitlán.

El Coordinador General del Servicio Meteorológico Nacional, Dr. Jorge Zavala Hidalgo, informó que los fuertes vientos registrados el domingo 28 de marzo, en los estados del centro de México fueron originados por la interacción de la masa de aire frío que impulsó al frente frío número 46, las altas temperaturas registradas en días recientes y la sequedad del suelo. Explicó que, en ese contexto, se sumó la temporada de estiaje, la condición anormalmente seca y la existencia de amplias áreas con polvo o tierra suelta, lo cual originó tolvaneras y nubes de polvo que cubrieron varias zonas de la Ciudad México y los estado de México, Guanajuato, Hidalgo, Puebla, Querétaro, San Luis Potosí y Tlaxcala.

Zavala Hidalgo señaló que, de acuerdo con los registros de viento del SMN, el fenómeno inició aproximadamente a las 14:00 horas del domingo, al registrarse vientos sostenidos de 20 a 30 kilómetros por hora (km/h) provenientes del nor-noreste, los cuales arrastraron partículas de polvo en las entidades del centro del país. Durante la tarde, los vientos alcanzaron su mayor intensidad, reportándose rachas de 42.9 km/h y hasta 63.3 km/h.

Por su parte el Biol. Rodolfo Iniestra, Director de Investigación de Calidad del Aire y Contaminantes Climáticos de Vida Corta del INECC dijo que “Las fuertes ráfagas de viento que se registraron en la zona centro del país el pasado día domingo 28 de marzo del presente tuvieron un impacto significativo en los niveles de concentración ambiental de partículas suspendidas, fracción PM10, en prácticamente todas las ciudades que conforman la Megalópolis que cuentan con sistemas de monitoreo de la calidad del aire”. El Biol. Iniestra señaló que, en ciudades como Puebla, Cuernavaca, Pachuca, Toluca y el Valle de México, se registraron altos niveles de concentración de PM10 por periodos de 3 a 4 horas, a partir de las 4 de la tarde en unas ciudades y de las 6 de la tarde en otras. Esto originó que en todas ellas se rebasara, como promedio de 24 horas, el límite normado de protección a la salud, pero sin alcanzar niveles que obligaran a la declaración de una contingencia ambiental.

Finalmente, el Ing. Sergio Zirath Hernández, Director General de Calidad de la Secretaría del Medio Ambiente de la Ciudad de México dijo que la velocidad promedio del viento en la ZMVM tiene variaciones estacionales ligeras a lo largo del año, el período con los vientos más lentos dura casi nueve meses, iniciando a mediados de abril y culminando en enero. El Ing. Hernández mencionó que los meses en que mayor número de días con mala calidad del aire se presenta son marzo, abril y mayo y que en este período se tienen el mayor número de días con las concentraciones más altas de ozono.

El Dr. Páramo dijo que el INECC y el INSP elaboran un proyecto para la actualización de umbrales y procedimientos de activación y desactivación de las distintas fases de contingencia; el proyecto estará listo a finales de año y cada entidad federativa será responsable de actualizar su programa de contingencias, debido a que tiene diferentes condiciones orográficas, climatológicas, sectores emisores, entre otros.