Faltan:    Para la contienda 2021, infórmate aquí!
Karina Ramirez Karina Ramirez

Toca perder a la Fonoteca

#Opinión de José Manuel Rueda Smithers

  • Una pausa en la música sin ruido, de tu luz ignorada, inútilmente

    ha de querer salvar mi afán doliente de la amorosa cárcel de tu olvido.

    Rubén Bonifaz Nuño

Una vez más, tocó dentro del sector de la cultura, el desdén de los  sesudos planeadores de la 4t (gobierno y congreso), decidir que la historia sonora y audiovisual de México, es poco valiosa y mucho menos importante.

El recorte presupuestal para 2021 alcanza 80 por ciento. Increíble pero cierto.

Bajo el pretexto de que 2020 fue un año atípico, de 120 trabajadores, dieron las gracias a casi 100 profesionales contratados por honorarios. El problema serio es que son los expertos en investigar, mantener y crecer los archivos de conservación y documentación sonora, promoción y difusión del sonido y planificación y operación.

Vale mencionar, por ejemplo, que el acervo de la Fonoteca hace posible revisar y conocer la historia, preservar la memoria sonora de la música mexicana, en todas sus facetas, popular, clásica, y las diversas categorías que se dan en México, además y promover la cultura de la escucha y el sonido. De igual forma, en actividades académicas, artísticas y culturales relacionadas, precisamente con el sonido de los creadores mexicanos, además de estimular la creación y experimentación artística sonora.

Pues resulta que por no ser actividad prioritaria para este gobierno, no pasa nada si se cierra. Con que los mexicanos escuchen diariamente los sesudos mensajes mañaneros, será más que suficiente para ser felices.

Y solo por defender a una parte importante de quienes se dedican a la cultura en México, (y que de ningún modo son fifís, ni defienden o dependen de algún opositor), como en todas las dependencias, la Fonoteca da las gracias a los especialistas, y con eso se dice todo.

Seguramente quedarán los jefes y sus administrativos. Sin saber mucho del qué hacer o para qué hacerlo, sólo quedando bien con los de más arriba.
El director de la Fonoteca, Pavel Granados, en algunas notas periodísticas explicó que 2021 será otro año atípico por lo que no recontrarán a gran parte de los trabajadores. Sobre las reducciones salariales, dijo que "veríamos las funciones que hacen quienes queden, y quizá ajustaríamos los contratos por menos actividades".

Así se las gastan ahora.

Lo cierto es que conocer la historia, esa disciplina que aspira a comprender el pasado y la forma en que se va haciendo el presente, generando conciencia y proyectando hacia el futuro, es lo que hace grandes a las sociedades y a sus naciones. Es lo que da unidad y pertenencia, La cultura, enaltece a los pueblos.

Para aterrizar el asunto en el actual momento que vivimos, leí un texto que menciona "que los historiadores no descubren la cura de las enfermedades, ni mejoran el diseño de las ciudades, o arrestan criminales... sino que realizan investigaciones o análisis del paso de los tiempos, y ayudan a entender a las personas y a la sociedad para ubicarnos en el tiempo”.

Será difícil aprender a pensar, si no comprendemos el mundo en que vivimos, más allá del cuándo y dónde, ubicando los hechos en un momento y un lugar determinados.

Tal vez esa es la apuesta. Negar u ocultar el pasado para imponer un pensamiento y sentimientos ajenos, y desinformar para desorientar y entonces sí, muy fácil de controlar.

Y termino con un poema de Evana Mateos, joven escritora uruguaya:

“Cuando la vida se expresa, el sonido se agiganta, sus ecos se esparcen y entrelazan…

… Así cuentan los duendes que inspiran mis versos y abren los cofres que guardan secretos, que el cielo insondable, en silencio perenne melodías reclama que arrullen su seno y en danza de notas fulgura destellos infundiendo al vacío cordura y anhelos.”

Difícil les será callar a la verdadera cultura.