Karina Ramirez Karina Ramirez

Los nuevos retos que enfrentar

#Opinión del Dr. Arturo Argente Villarreal

  • Un nuevo año inicia y la expectativa de que toda esta pesadilla quede atrás es lo que nos debe de motivar para trabajar unidos y enfrentar este reto como un solo ente, por lo que es necesario entender que la crisis será más larga de lo esperado y que la recuperación económica en nuestro país dependerá de que actuemos como una población responsable y se logre poner freno al coronavirus.

 Un nuevo año inicia y la expectativa de que toda esta pesadilla quede atrás es lo que nos debe de motivar para trabajar unidos y enfrentar este reto como un solo ente, por lo que es necesario entender que la crisis será más larga de lo esperado y que la recuperación económica en nuestro país dependerá de que actuemos como una población responsable y se logre poner freno al coronavirus.

Esto se debe de convertir en una tarea primordial en la que todas las personas pueden ayudar.

Es cierto, que la vacuna ya está lista, pero esto no significa que la pandemia se haya controlado y todavía no tenemos la certeza de cuándo y cómo el Gobierno distribuirá la vacuna, por eso es fundamental que la gente mantenga la disciplina de no salir de casa y que nos sigamos cuidando en esta temporada.

En un momento en el que el principal reto es enfrentar la lucha contra la pandemia, el papel que desempeñan las empresas en este escenario es fundamental.  

Según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), el Caribe sufrirá una contracción de 7,9%. Le seguiría América del Sur con 7,3% y Centroamérica con 6,5%. México, por su parte, retrocedería 9%. Sin duda, Latinoamérica es la región más golpeada del mundo, la Covid-19 ha agravado los problemas históricos de los países que la integran: desigualdad, baja recaudación fiscal y niveles altos de actividad informal. Esta pandemia ha puesto al descubierto las deficiencias en los sistemas de salud de toda la región. 

 El sector empresarial no es ajeno a estos problemas. La Covid-19 ha golpeado con mayor intensidad a los sectores industriales y ha provocado graves problemas estructurales en las economías de la región. Como actores clave de la economía, es necesario establecer una buena gestión empresarial y, principalmente, garantizar la seguridad y la organización adecuada de todos sus empleados. El sector empresarial tendrá que crear una nueva cultura organizacional que se encuentre acompañada de una constante autocrítica que impacte de manera constante en la motivación y resiliencia de sus empleados para lograr los objetivos planteados en este inicio de año. 

Debemos de entender que desde que inició esta pandemia, ya no somos los mismos. Y las circunstancias también han cambiado. Se trata de un cambio de costumbres en el ámbito laboral donde los horarios son más flexibles, el trabajo en casa sustituye a las horas de oficina y que los viajes de trabajo ya no beneficiarán a las líneas aéreas y al sector hotelero.  

Es así como, el llamado pensamiento digital ha cobrado relevancia desde el primer instante en el que salir de casa ya no es una opción. La implementación del home office y el cierre de negocios ocasionó que el mercado y las actividades se inclinaran hacia el desarrollo y uso de la tecnología. 

El mundo sigue girando y no podemos quedarnos atrás en las pocas o muchas oportunidades que el entorno seguirá ofreciendo en estos tiempos de incertidumbre. 

Modificado por última vez en Lunes, 04 Enero 2021 21:30