Faltan:    Para la contienda 2021, infórmate aquí!
Karina Ramirez Karina Ramirez

Responsabilidad social frente al Covid

#ColaboraciónPorAlexanderNaime

  • La sociedad mexicana está enfrentando en estos días uno de los retos más importantes de este siglo.

¿Cómo debemos comportarnos frente al Coronavirus?,  cuando vemos que cada día aumentan por miles el número de contagios y el número de muertes se incrementa de manera dramática

Frente a las erráticas políticas públicas que se caracterizan por la falta de coordinación entre los distintos ámbitos de gobierno, en la expedición de normas por parte de la autoridad y cuya aplicación es casi nula y se emiten con el solo propósito de hacer parecer que se hace algo, en el falso dilema que nos plantean entre libertad economía y salud, en la ausencia del predicar con el ejemplo por parte de las autoridades responsables de la salud o el desarrollar expectativas al apostar que la vacuna va a resolver el problema cuando esto no es viable en el corto ni mediano plazos.

Me da la impresión que los mexicanos estamos solos. 

Los hospitales ya están a su máxima capacidad y el personal médico agotado.

Ante esto solo queda velar y cuidar por nosotros mismos. A recurrir a nuestra solidaridad de siempre para cuidarnos unos de otros.

Vivimos momentos difíciles que deben ser de solidaridad como siempre lo hemos hecho. Momentos en el cual las autoridades deben asumir su responsabilidad, como lo están haciendo hoy muchos países europeos preocupados por cuidar a sus poblaciones,  y no ser permisivos frente aquellos lugares que fomentan la concentración de personas y que motivan el incremento de la mobilidad de la gente. Su responsabilidad es cuidar la salud de todos los mexicanos y a nosotros como sociedad nos corresponde ser solidarios con nuestros más próximos y en nuestra comunidad.

Los países europeos han aumentado sus restricciones en estas fechas para evitar tragedias mayores. Serán solo algunos meses.

No tenemos de otra. Cada vez sabemos de casos próximos en nuestro entorno. No podemos cerrar los ojos. En la solidaridad va nuestra propia vida y la de los nuestros.