Redacción Redacción

El Borrego

#Opinión 

 

  • Por Gustavo Rentería*

Alcaldes y Gobernadores

De las ocho gubernaturas que posee el Partido Revolucionario Institucional (PRI), y que estarán en juego el próximo año, todo indica que solamente podrán rescatar una o dos. Algunos analistas aseguran que entregarán todas.

Los gobernadores salientes tienen “cola muy larga”, están sometidos al Presidente López Obrador, no crearon ni fortificaron al “gallo” para aventarlo a pelear; o de plano su actuación fue tan gris, que ya solamente “nadan de muertito” para entregar el poder al morenista que se decida en Palacio Nacional.

Algunos tricolores ya de plano están saltando a otros partidos, porque pronostican que se irán a terceros o cuartos lugares, y ven que sus líderes (titulares del Ejecutivo) están totalmente rendidos. Es decir, su actitud de derrota temprana, los tiene inmovilizados, y abandonaron a sus correligionarios. Las oficinas locales del PRI son funerarias que albergan algunos despistados con cara larga.

Otros tiemblan de miedo, porque saben que vendrán las auditorias, la persecución y hasta formarán parte de la vergonzante lista, donde aparecen los Duarte, Mario Villanueva, Andrés Granier, Jesús Reyna, Flavino Rios, Rodrigo Medina, Roberto Borge, Fidel Herrera, Tomás Yarrington, Humberto Moreira, Eugenio Hernández, Roberto Sandoval, Jorge Torres López o Fausto Vallejo.

Efectivamente la pelea del 2021 será una medición de fuerzas locales, donde el gobernador lleva mano. Pero a 10 meses de la contienda y con centenas de problemas sobre los hombros de la 4T, los gobernadores de Campeche, Colima, Guerrero, San Luis Potosí, Sinaloa,Tlaxcala, y Zacatecas se ven muy disminuidos.

El estado que hace la excepción es Sonora, gobernadornado por Claudia Pavlovich que siempre ha estado en los primeros lugares de popularidad, según las encuestas. En este caso en particular, no hay escándalos de corrupción, ni colaboradores cercanos que causen pena o vergüenza.

Al contrario, en oficinas federales se expresan bien de Miguel Ernesto Pompa Corella (Secretario de Gobierno), Jesús Epifanio Salido, el Pano (Secretario Técnico y de Atención Ciudadana), Manuel Puebla (Secretario de Desarrollo Social), David Anaya Cooley (Secretario de Seguridad Pública), Raúl Navarro Gallegos (Secretario de Hacienda), y hasta del Presidente del Comité Directivo Estatal del PRI, Ernesto de Lucas Hopkins, El Pato.

Es más, fuera de la contienda política lógica, no ha existido problema alguno entre Jorge Taddei Bringas, Delegado de Programas Sociales del Gobierno Federal en Sonora, y la gobernadora Pavlovich.

Ahora bien, las encuestas indican que si hoy fuera la elección, ganaría Morena con su candidato Alfonso Durazo Montaño. ¿Pero dejará ir el Presidente López Obrador a su Secretario de Seguridad y Protección Ciudadana? ¿Por la contienda electoral, permitiría dejar libre a Poncho Durazo, como le dicen en Magdalena de Kino, y poner en su lugar a Ricardo Mejía Berdeja, el subsecretario? ¿Cómo se vería que un miembro del Gabinete, que le ha quedado mucho a deber a los ciudadanos, se le premie con la candidatura? ¿Será que el Presidente prefiere dejar esa plaza, por cortesía a una dama que lo ha respetado, y que ha trabajado en coordinación plena con el Gobierno Federal?

El candidato priísta natural es Ernesto Gándara Camou, El Borrego, según las palabras del líder nacional del PRI, Alejandro Moreno Cárdenas, que en entrevista para la Revista Libertas (nuestro espacio semanal) del canal 34 de Mexiquense Televisión, expresó que se está construyendo una gran alianza (con el PAN y con el PRD posiblemente) para quedarse con ese estado, y por cierto lo observó posible por el “buen trabajo desempeñado por Pavlovich.”

Por cierto, nuestro programa que fue editado, mas no mutilado y se ha convertido en viral en todo Sonora -puesto que circula en redes un fragmento con el título del “destape oficial: es el Borrego el candidato- ha puesto muy contento a muchos que creen que será la única gubernatura que defenderá el PRI con honor y gallardía.

El Borrego se recupera de Covid-19 y todo indica que podría lograr la hazaña: ser el único candidato del PRI en 2021 que reciba el poder de un correligionario.

*Periodista, editor y radiodifusor

@GustavoRenteria

www.GustavoRenteria.mx